Como ya indicamos anteriormente, los documentos necesarios para una compra correcta y sin sorpresas desagradables son los siguientes.

Es el primer documento y el más importante, inicialmente, ya que refleja en el mismo, no solo el objeto de la compra, en este caso un vehículo, sino sus características relevantes, como son los datos de bastidor, matricula, marca  y modelo, kilometraje real, fecha de matriculación, uso anterior, y además  el precio final, entrada o señal, y sobre todo, quien vende y quien compra, así como las condiciones de dicha venta. (Duración de la garantía, obligatoriedad del mantenimiento, etc)

Cualquier discrepancia posterior a la venta, solo la podremos defender con dicho contrato. Por lo tanto en el momento de la compra, se  nos tiene que dar una copia de dicho contrato, debidamente firmada y sellada.

No hace falta decir mucho de éste importante documento. Es el que justifica el pago por lo comprado, junto con su desglose de impuestos por dicha compra, ante la Administración. Nos servirá también para reclamar, y justificar el pago de dicha compra. Ahora bien, en el sector del automóvil usado, y en el apartado de vehículos, se aplican en las facturas dos tipos de desglose de IVA.

Uno es el IVA incluido en el precio. Esto se denomina REBU (Régimen Especial de Bienes Usados) y se suele aplicar a todo tipo de vehículos turismos normales. Normalmente lo indica la propia factura. (Ley 42/94 del 30/12/94) En ella se refleja el porcentaje de IVA (actualmente 21%) pero no se indica la cantidad, y seguidamente el importe total.

El otro es el IVA Desglosado. Este normalmente se utiliza con vehículos mixtos adaptables, furgones, furgonetas, vehículos industriales, vehículos de alquiler, renting,  leasing, etc etc.  Es como su nombre indica una factura normal en la que se incluye la base, más el IVA (también el 21% actualmente) y el total de la suma de ambos.

Ambos tipos de facturas son correctas, y cada una tiene su aplicación diferente en la contabilidad, pero eso mejor consultarlo al asesor fiscal de cada uno.

Por supuesto el resto de los datos son igual en todas, vendedor, y sus datos, (NIF, dirección, etc) y comprador y sus datos (DNI o NIF, dirección, etc) así como número de factura y fecha de la misma. (que normalmente coincidirá con la compra del vehículo y la de su correspondiente contrato de compra venta)

Una de las formas que hay de averiguar si un vehículo se encuentra libre de cargas es pedir un informe en la Jefatura de Tráfico, pero resulta que dichos informes no son vinculantes. Es decir, no te garantizan que si hoy está libre de cargas, mañana no lo esté.  Y a la diferente velocidad de gestión de las diferentes administraciones de la Jefatura de Tráfico, la mejor forma de asegurarse que todo va a salir bien es con la doble transferencia.

¿Qué es esto de la doble transferencia? Pues es algo tan simple pero tan importante, como que cualquier coche que normalmente se vende a un particular por parte de un profesional, debería hacerse con la doble transferencia.

Esto significa que no se pasa del titular anterior al nuevo directamente, sino que primeramente se pone el vehículo a nombre del concesionario. De ésta manera hacemos de cortafuegos ante cualquier problema derivado de la propiedad de dicho vehículo. (Embargos, reservas de dominio, problemas judiciales de todo tipo, impuestos impagados,  y a veces precintos y multas)  Si….., a veces asusta lo que nos podemos encontrar en la venta de un vehículo a nivel documental. Hay mucho “listillo” que te vende el vehículo suyo como un “chollo” porque se tiene que marchar a otro sitio y cuando sale la documentación de Tráfico a nuestro nombre, lo hace con la coletilla del “lastre” añadido que viene de “regalo”.  Y luego vete a localizar al titular anterior y a pleitear contra el. ¡¡Lo tenemos claro. !!

Por eso, los profesionales que realizan la doble transferencia, te garantizan que ese problema sea casi imposible que se te traslade a ti como comprador final.

Normalmente los profesionales, realizamos la venta de los vehículos incluyendo la gestión del cambio de titularidad a nombre del nuevo propietario. Ello es garantía de una correcta realización del trámite, y en el menor tiempo posible.  Para ello nos valemos de unos profesionales que son los Gestores los cuales nos proporcionan de manera inmediata los documentos provisionales, para que el comprador pueda circular inmediatamente con su nuevo vehículo.

Todo profesional que vende un vehículo de ocasión o usado, tiene la obligación por ley de otorgar una garantía  mecánica de no menos de un año, en cualquiera de los vehículos que vende.  Para ello es conveniente que se dote al cliente comprador de un libro o cuaderno de garantía en el que se le indica claramente, cual es el objeto de dicha garantía, cuales son los límites de dicha cobertura, y que pasos hay que dar ante un problema, etc. Así mismo se le informa del mantenimiento obligatorio al que debe someter a su nuevo vehículo, teniendo en cuenta que este ya tiene una vida tras de sí.

Hacemos hincapié en esto, ya que existen con las actuales tecnologías, una serie de cuestiones a tener en cuenta, como son los famosos cambios de kit de distribución, que o bien por kilometraje o bien por fecha, hay que tener al día para asegurarnos la durabilidad y buen funcionamiento de nuestro vehículo.

Cabe recordar que se aplica el “quid pro quo” es decir, “tú te comprometes a mantener el vehículo atendido como indica el fabricante, y nosotros a reparar las anomalías” . Según nuestra filosofía, un buen mantenimiento y una buena revisión aumentan la durabilidad y las prestaciones de dicho vehículo.  Existen muchos “desgarramantas” que no le dan tregua a su vehículo con los consiguientes cambios de filtros, aceite, etc. Y luego se quejan de consumos excesivos o ruidos y demás. “Manos que no dais, qué esperáis….”   Ya sabemos que la economía es dura pero si no lo mantenemos , lo único que conseguiremos es acortar la vida y las prestaciones  de nuestro vehículo.

Para ello nos ayuda también lo siguiente:

Actualmente se admite a trámite el cambio de titularidad de un vehículo sin tener éste la ITV en vigor. Se entiende que el nuevo propietario, se encargará de la misma. (por la cuenta que le tiene).   Bueno, pues esto dice mucho de un vehículo, ya que una cosa es que dicho trámite venza dentro de seis meses (que si surge algo, aun estaremos dentro del plazo de garantía oficial) y otra que ya nos lo vendan con dicha revisión caducada. Está claro que siempre será mejor que dicha revisión esté al día. Nos dará más tranquilidad.

Hoy en día éste es un tema menor, dado que antiguamente uno se encontraba con vehículos que debían un montón de estos impuestos (uno por año) lo cual sumaba un pico, y la Jefatura de Tráfico, en connivencia con los ayuntamientos, no admitía a trámite dicha documentación si no se abonaban o se presentaba un certificado de conformidad en el pago. Pero actualmente, salvo deudas superiores a dos años o más no son motivo de paralización del trámite de la transferencia. Y con la doble transferencia que ya indicamos anteriormente, se soluciona.

Por otro lado, y esto es importante, quien tiene que pagar el dichoso impuesto es quien se el titular del vehículo a fecha de fin de año. Es decir, si usted es el titular el día uno de Enero, a usted le corresponde.

Y no se preocupe por si su ayuntamiento sabe o no que acaba de comprar un coche. Tráfico se encarga de avisar a todos los ayuntamientos, y estos ponen la “máquina de hacer impuestos” en marcha y……te ha tocado.  Si se quiere preocupar de algo que sea de que le domicilien dicho impuesto en su cuenta corriente, y así, el año que viene, no le dejarán fuera de plazo con el consiguiente recargo. De todas maneras, y según que ayuntamientos, hay un plazo de al menos tres meses para el pago.  En cuanto al mes en el que se presenta  al pago, esto sí que no tiene norma. Unos en Febrero y otros en Septiembre. Pregunte usted.

CONCLUSION

Con este desglose, hemos querido dar un poquito de luz al comprador de un vehículo usado, haciéndole ver, que si bien hay unos cuantos detalles en los que tiene que tener cuidado, bien es cierto que si confía en el profesional adecuado, tiene garantizado que la compra irá como la seda.  Pero por ahorrar a veces dinero, (¡¡dichoso dinero!!) cometemos estupideces como fiarnos de cualquiera que nos ofrece ese “chollo” del que nos arrepentiremos ¡¡¡muuucho tiempo.!!!

Un saludo y cuenta con nosotros.

 

Manuel Osta

Administrador FM MOTOR

Deja un comentario